Los niños son el reflejo de lo que viven día a día. Por eso, las palabras, los actos y los hábitos se convierten en un tema de mucho cuidado, sobre todo cuando ellos están cerca. Se deben tener en cuenta 6 puntos importantes a la hora de hablar de ellos o con ellos.

¡Qué orgullo eres!

“Si quieres que tus hijos mejoren, déjalos escuchar las cosas buenas que dices a los demás acerca de ellos”. (Haim Ginott)

No sabes todo

Es importante que los niños sepan que los padres no saben todo, que nadie sabe todo y, principalmente, que pueden aprender juntos.

Te equivocas

Siempre se deben recalcar dos cosas importantes: que van a equivocarse y que van a tener problemas. La mejor forma de mostrarlo es admitiendo los propios errores y diciendo en voz alta “me equivoqué”.

Disculpas

¡El error tiene solución! Es por eso que cuando admites el error, también hay una solución y son unas verdaderas disculpas, cuando es necesario. Es importante que te escuchen decir “lo siento”, “discúlpame”. Hablar en voz alta te servirá para educar sin que él se dé cuenta.

Te quiero

El afecto es muy importante, y unas palabras como “te quiero” los hace felices. A veces se sienten solos en un mundo de personas grandes, pero tomar su mano y decir que los quieres será muy importante para ellos.

¡Buenos modales!

“Por favor” y “gracias”, son expresiones que siempre deben escucharte decir, ya que son la base para crear buenos lazos en la sociedad. La amabilidad se aprende en casa, con un buen ejemplo.

FUENTE: http://amadecasaymama.blogspot.com.co/search/label/Ser%20famil