¿Sabías que una prenda cuyo color se corrió puede quedar como nueva usando cáscaras de huevo? Solo debes hervir cáscaras de huevo con agua hasta que suelte espuma, sumergir la prenda 10 veces con movimientos rápidos y ¡listo, como nueva!