Si tu nevera expide mal olor, introduce en un extremo un trocito de pan duro o un plato con restos de café. Déjalo que actúe durante un par de días y el olor desaparecerá.