Come algo antes de irte a dormir. Un vaso de leche o una infusión con miel te ayuda a mantener la glucosa estable durante las 7 u 8 horas de sueño. Así te levantarás con más energía y menos hambre.