Durante el embarazo es preferible consumir pequeñas raciones varias veces al día para favorecer la digestión y combatir la pesadez y la acidez del estómago típica del embarazo.