¿Sabías que la piel de los bebés recién nacidos es casi transparente por la inmadurez de su sistema circulatorio? Además, suelen estar arrugados por haber estado nueve meses dentro del líquido amniótico.