papa– Papa, 700 gramos
– Cebolla, 200 gramos
– Huevos Santa Anita, 6-7 grandes AAA
– Aceite de oliva virgen
– Sal gorda

Preparación:
Pela y lava las papas y córtalas en daditos, en rodajas o como más te guste. Pela y corta también la cebolla, en tiras o en trocos, cada cual a su gusto. En una sartén amplia pon a calentar abundante aceite de oliva virgen, y cuando esté caliente, fríe tanto las papas como las cebollas. Si cortaste las cebollas más pequeñas, te recomendamos que eches primero las papas, y poco después la cebolla, para evitar que se queme.

Mientras se fríen bien las papas por todos lados, junto a la cebolla. Bate los huevos en un bowl, y añádeles la a tu gusto. Una vez saques del sartén los ingredientes fritos, deja escurrir el exceso de grasa y añade los ingredientes (papa y cebolla) sobre el huevo batido. Mezclar hasta que todo esté bien integrado.

Usa un sartén mediano/grande, puedes usar el que tengas, pero ten en cuenta que si es más pequeña, más alta te saldrá la tortilla al final, y puede quedar cruda.

Pon la sartén a fuego medio y échale un chorrito de aceite de oliva, y cuando coja temperatura échale encima el huevo mezclado con las papas y la cebolla. Déjalo así hasta que la capa de abajo se cuaje, pero sin llegar a quemarse.

Con la ayuda de un plato llano amplio, vamos a darle la vuelta a la tortilla, con cuidado que no se pegue en la sartén, para lo que es interesante despegarla antes con una pala de cocina. Cuando le des la vuelta, deja que se haga por el otro lado antes de sacarla, y si es necesario, dale las vueltas que necesites para dejarla en el punto que más te guste, poco hecha o bien hecha. Y a disfrutar de esta deliciosa receta.

 

Fuente: http://www.recetatortilladepatatas.com/